«Las audiciones se preparan cuando no hay audiciones».

Calma, estás a buen tiempo.
Piénsalo como ir haciendo una colección de tus artículos favoritos. Se empieza de poco a poco y para cuando acuerdas ya tienes todo un repertorio de artículos de gran valor.
Como cantantes, lo más divertido es poner en práctica y actividad tu instrumento, experimentar e ir juntando poco a poco canciones y siempre tengas algo para cantar. En lo personal, me pasaba muy seguido el preguntarme ¿qué voy a cantar en mi siguiente audición? así que te comparto algunos puntos que procuro revisar en mí:
  1. Repertorio Vocal: Hay una vital diferencia de entrar a una audición para un musical cantando algo de que decidiste 5 min. antes, cuando no llevas pista y llevas tu letra en tu celular, a tener un book o portafolio con las partituras o pistas de las canciones que has ido trabajando en tus clases, en la tonalidad correcta para ti y que como ya las has trabajado tanto tiempo, ya te sabes y no requieres de tener letra en mano. Lo bonito de ir creando tu repertorio es que visualmente reconoces tu progreso, te das la oportunidad de experimentar en diferentes estilos, géneros y lo que es mejor, ya no te pasa el tan conocido blackout cuando te piden que les cantes una canción.
  2. Conocer del proyecto: Esto te va a dar mucha claridad y paz mental (créeme). Por lo general se publican posters/convocatorias/castings en donde te dicen el nombre del proyecto, de qué trata, en ocasiones perfiles de los personajes, y lo más importante el material que te piden presentar el día de tu audición. Aquí no hay manera de fallar más que por falta de atención y que para el panel se puede interpretar como falta de interés. Lee despacio, si te dicen “NO lleves una canción de teatro musical” o más claro aun “NO lleves una canción del show que se va a presentar” Por favor, no lo hagas. Investiga de qué trata a lo cual te interesa participar, aquí entra tu inteligencia y creatividad. Puedes ir desde conocer al compositor, buscar una pieza similar hasta a investigar más sobre el cantante o cantantes que la hayan interpretado. Recuerda que estás tratando de crear una buena impresión, aquí no hay más o menos intensidad, aquí son tus ganas de pertenecer verdaderamente o no.
  3. Trabajar en los nervios. Todos los sentimos. El día que estar en un escenario o exponerte de esa forma ante las personas no te provoque ni la mínima reacción, es cuando debes dejarlo y buscar algo más que hacer. Cuando no sabemos qué hacer con la energía que corre por nuestro cuerpo, se canaliza en lugares extraños: como el temblor en alguna (o algunas) extremidades o en la voz. ¿Recomendación? Respira profundo. Las respiraciones profundas (ojo, no llenas y tensas) promueven la oxigenación de tu cuerpo y en consecuencia un estado de relajación. Recuerda, si te preparaste con tiempo, no hay razón por la cual habría de salir mal.
  4. Cosas en las que estoy en control, cosas en las que no estoy en control: estoy en control de prepararme, de buscar un maestro/coach vocal, de saber qué voy a cantar, conocer mi rango vocal (mi nota mas grave y aguda), de aprenderme mi letra, de presentarme en el tiempo y lugar donde se me indique, de ser amable y atento con las personas que me reciban (nunca sabes quién está observándote). Soy responsable de eso. De lo que no puedo tener el control y es lo bonito de aprender a dejar ir, es la decisión final del panel. No te preocupes, recuerda que cada audición es una oportunidad gratuita de seguirte preparando, de probarte a ti mismo, de aprender de los aciertos y errores, trabajar en ello y volverlo a intentar. Siéntete feliz y orgulloso de tu progreso.
  5. Comparte. No tengas miedo a compartir. Si tu amigo/amiga te pregunta ¿qué vas a cantar? sencillo: responde. Me gusta pensar que, la canción en sí, no es tu arma secreta; por otro lado, sí. Tan fácil como saber que no hay otra persona como tú, que tú estás consciente de tus habilidades vocales (así como tus áreas de oportunidad) y que preparaste algo que te hace sentir cómodo, en control e interesante. Hay algo llamado sana competencia. En una ocasión Paloma Cordero mencionó en una master class “si eres inteligente, no sólo saldrás de aquí con tu canción trabajada, sino con la de todos los asistentes”, así que nunca sabes lo que puedes llegar a aprender en tu próxima audición.
Por si no lo sabías, casi todos los campus tienen su proceso de audiciones durante las primeras semanas de regreso a clases. ¡Así que aprovecha tu tiempo de vacaciones!
Nos vemos en clase.